miércoles, 19 de marzo de 2014

Los expertos afirman que Persépolis podría derrumbarse con un pequeño temblor.

Persépolis podría colapsar como consecuencia de un pequeño temblor, si las medidas necesarias para su conservación no se toman inmediatamente, como ha advertido un ingeniero geotécnico iraní. Tras hablar con el Servicio Persa del ISNA, el Dr. Abdolazim-Amir Shah-Karami, asesor de la Oficina de Conservación, Rehabilitación y Registro de Edificios Históricos del Patrimonio Cultural y de Turismo de Irán (ICHTI) advirtió: "Los fenómenos atmosféricos y el deterioro de la piedra exterior de la pared situada en el lado izquierdo de la escalera principal que conduce a la Plataforma de Persépolis han causado tres fisuras. Por esta razón, el fortalecimiento y la restauración de la pared son asuntos de suma urgencia, ya que un pequeño temblor podría provocar que la pared se derrumbara”

Shah-Karmi explicó: “Desde el punto de vista de la ingeniería, las paredes que rodean Persépolis son las construcciones más importantes de todas. Las paredes exteriores, no sólo sujetan su propio peso, así como las construcciones de la parte superior, sino que también actúan como tapón de la plataforma para que deje de moverse y, consecuentemente, para que no colapse, actuando, en definitiva, como un cinturón que sujeta a la totalidad de la plataforma”

En cuanto a los peligros a los que se exponen las paredes, añadió: "Los principales peligros para los muros exteriores son un terremoto, ya que la antigua ciudad está sentada sobre dos líneas de falla, el rango de inclinación y la diferencia en el hundimiento, el aumento de la humedad de la tierra así como en la plataforma y la evaporación desde las piedras como resultado del aire seco y del viento"

Los arquitectos Aqueménidas diseñaron y construyeron Persépolis para resistir terremotos y para hacer frente a la humedad. Desde el punto de vista de la ingeniería es una auténtica maravilla, así como fue un gran logro para los antiguos iranios levantar y construir una colosal plataforma artificial de 300 x 450 metros. "Persépolis fue construida de tal manera que pudiera resistir un terremoto. La plataforma se conecta de manera armoniosa, utilizando piedra caliza y en ocasiones arenisca en función de sus funcionalidades. Todas las piedras se unen entre sí por medio de grapas metálicas sin utilizar ningún mortero entre ellas, lo que fue una innovación. Además de reducir el peso de la plataforma, la gran mayoría de los muros interiores fueron construidos con ladrillos de barro y cubiertos con piedras por razones estéticas", explicó Shah-Karami. 

Instó a que "se repare el sistema de protección que se construyó durante el periodo Aqueménida para deshacerse de la humedad de la plataforma, que se encuentra todavía en vigor en la sección derecha de la plataforma, aunque el de la parte izquierda se encuentra inhabilitado, y por lo tanto está en la situación más grave y con la necesidad de atención urgente"

Shah-Karami concluyó diciendo: "En primer lugar, y ante todo, tenemos que despejar el bloqueo existente en los respiraderos conocidos como pasarelas, ya que conducen la humedad de la plataforma. Los suelos corroídos detrás de las paredes del interior deben ser eliminados y reemplazados. Lo más importante es que la pared debe ser reforzada para evitar su colapso y reemplazar las piedras agrietadas, ya que están en necesidad de atención urgente”

Como ya mencioné, algunos investigadores achacan los daños en Persépolis al aumento sustancial de las aguas subterráneas, como consecuencia de la formación de un lago artificial tras la construcción de la presa de Sivand. Un arqueólogo iraní, que pidió no ser identificado para mantener su seguridad, indicó lo siguiente: "La situación de Persépolis es mucho más problemática de lo que se piensa; toda la plataforma se está derrumbando y como se puede observar nuevas grietas aparecen por toda la ciudad. El colapso de la plataforma no es el único problema, sino también la separación de la plataforma. Esto está conectado directamente con las aguas subterráneas procedentes de Sivand [la presa]. El régimen afirma que el lago no está lleno de agua, simplemente porque una gran cantidad es absorbida por el suelo y encuentra su camino por debajo de Pasargadā y Persépolis. Para salvaguardar Persépolis, así como Pasargadā de la destrucción total, tenemos que desmantelar la presa inmediatamente y dirigir el resto del agua del lago a otro lugar. Después tendremos que hacer algo con los lagos artificiales formados bajo Persépolis y Pasargadā"

La Presa de Sivand es la presa más notoria construida por la República Islámica de Irán, y comenzó a funcionar en el año 2007 a pesar de las objeciones y las advertencias de las autoridades culturales iraníes e internacionales. La presa, además, devoró inmediatamente 130 sitios arqueológicos pre-islámicos. La razón principal para la construcción de la presa de Sivand era destruir Pasargadā y Persépolis a largo plazo por la animosidad del gobierno islámico hacia el patrimonio iraní pre-islámico y hacia la identidad iraní basada en el Irán Preislámico. “A pesar de que Persépolis es el sitio más importante de Irán y es el orgullo de todos los iraníes, tiene un presupuesto anual de menos de 100.000 dólares, mientras que recientemente, la República Islámica, invirtió 10.000.000 dólares en 230 kilos de oro para cubrir las cúpulas de la tumba de Musa Kazem, el décimo primer Imam Shi’a enterrado en Irak, que no tiene nada que ver con los iraníes, con el patrimonio de Irán o con nuestra identidad nacional. Este es uno de los muchos proyectos en los que el régimen está perdiendo activos, cuando debería ser invertido en nuestro propio patrimonio", dijo una figura cultural iraní, que pidió no ser identificado para mantener su seguridad.










martes, 18 de febrero de 2014

Los expertos estudian la planificación urbana Aqueménida en Dohan-e Ghulāmān.

Un equipo compuesto por investigadores iraníes ha iniciado recientemente estudios geomagnéticos de la planificación urbana de la ciudad Aqueménida de Dohan-e Ghulāmān. El método geomagnético permite a los arqueólogos estudiar las estructuras arquitectónicas enterradas sin realizar ningún tipo de excavación. El equipo tiene previsto también elaborar un mapa arqueológico de la ciudad, según ha indicado el director del equipo, Kurosh Mohammadkhani: "Puesto que Dohan-e Ghulāmān es un sitio arqueológico con tan solo una capa estratigráfica, los estudios geomagnéticos en este sitio son muy importantes. Además, este es el único sitio Aqueménida que puede contener información sobre el estilo de vida de la gente común". Por primera vez, el estudio nos proveerá información sobre el sistema de planificación urbana existente durante el período Aqueménida: "Persépolis, Pasargadā y otros sitios del periodo Aqueménida como Susa han sido estudiados con frecuencia, aunque estos sitios son todos residencias reales”.

Emplazada a 2 kilómetros de Qal'a-ye Now y a unos 44 kilómetros de la ciudad de Zābol, en el actual Seistán (la antigua Drangiana), Dohan-e Ghulāmān  fue identificada por arqueólogos italianos en 1960. No se encontraron objetos durante las varias excavaciones realizadas desde 1962 hasta 1965, aunque los investigadores italianos se mostraron satisfechos con los resultados de sus estudios arquitectónicos, ya que un grupo de monumentos y algunos edificios individuales fueron descubiertos en el sitio, que abarcaba una superficie de 120.000 metros cuadrados. El director de otro equipo arqueológico iraní, que ha trabajado anteriormente en la región, Mansur Sajjadi, indicó en el año 2005 que los estudios sobre la precisa estructura y la gran armonía existente en el diseño de Dohan-e Ghulāmān muestran que fue construida utilizando métodos basados ​​en la planificación urbana: "No se han observado planos arquitectónicos para una ciudad en cualquier sitio antiguo en el mundo, y en particular en los sitios prehistóricos, hasta la época Aqueménida. De hecho, los emplazamientos habían sido pequeños pueblos que habían crecido en ciudades debido a un aumento de la población, aunque los estudios de estratigrafía y la investigación llevada a cabo por los arqueólogos iraníes e italianos indican que esta ciudad había sido construida en base a una planificación previa, con una arquitectura precisa y única. Los habitantes y los ingenieros de la época utilizaron todas las herramientas e instalaciones para la construcción de la ciudad, donde el gran tamaño de los edificios evidencia que la ciudad había sido una zona industrial".

Sajjadi ha agregado que la ciudad puede ser el único sitio Aqueménida en el que las residencias privadas son adyacentes a los edificios públicos y gubernamentales: "No hay casas particulares junto a los edificios reales en Persépolis. Los Aqueménidas utilizaron planos arquitectónicos únicos en la construcción de palacios y edificios importantes en Persépolis y Pasargadā, sin embargo, los habitantes de Dohan-i Ghulāmān utilizaron incluso un plano arquitectónico para la construcción de una calle o una casa común y corriente”. El emplazamiento se extiende sobre un centenar de hectáreas, sobre un plano alargado (de más de 1.500 metros de este a oeste y con una anchura de entre 300 y 800 metros), probablemente como resultado de su adaptación a la red de canales instalada, especialmente por un canal este-oeste y dos canales norte-sur, sobre los que se hallan los grandes edificios y una parte de la extensa zona residencial.

Los grandes edificios son de planta cuadrangular, midiendo alrededor de 50 m2, aunque no están orientados de la misma forma, debido fundamentalmente a la violencia con la que sopla el viento en esta región. La mayoría de ellos están organizados alrededor de un espacio central abierto, rodeado o no de pórticos. Dos de ellos se excavaron parcialmente, donde las instalaciones descubiertas en el patio (QN 3) y en las salas (QN 2 y 3) condujeron al excavador, y en consecuencia a todos sus comentaristas, a favorecer una interpretación religiosa, aunque no zoroástrica. Probablemente, estas estructuras especiales, pueden representar un culto a los tres dioses Aqueménidas, Ahura-Mazdā, Anahita y Mitra, y no es improbable que el QN 3 fuera un ejemplo del tipo de āyadana-, "lugar de culto", al que se refiere Darío en la inscripción de Behistun, probablemente un lugar de culto, testimonio de las formas religiosas locales, de origen indo-ario.

Los barrios residenciales examinados muestran un plano estándar de las casas, con una zona cuadrangular cerrada, sin patio, aunque con un corredor en torno a esta estructura cuadrada o circular central entorno a la cual se disponen pequeñas habitaciones. Tomando en conjunto los edificios de Dohan-e Ghulāmān se puede observar que era un establecimiento con espacios funcionales claramente diferenciados, con un área para la ceremonia religiosa (QN 3), un espacio para la ceremonia civil (QN 1), un área administrativa (QN 2), un área en el extremo oriental del sitio dedicada probablemente a las actividades económicas, y las casas particulares (QN 4, 5, 6, 7). Los edificios QN 1, 2 y 3 están situados en la parte oriental del sitio. QN 15, 16, 17 y 21-22 se encuentran en la parte occidental, al norte del canal, y sólo el QN 23 se encuentra al sur del canal. Los edificios QN 14, 20, 23 y 24 son de tamaño mediano y eran casas probablemente privadas donde, además, inmediatamente al oeste del QN 3 había un barrio residencial (QN 4-13).

Otras construcciones (QN 17-20) se encuentran en el lado occidental, entre el QN 16 y el QN 21-22, y en el lado oriental al sureste del QN 3, en el extremo oriental del centro habitado. El QN 1 es particularmente impresionante (70 x 53 metros), con un patio central porticado, que probablemente estaba destinado a la ceremonia civil. QN 2 (51 x 41 metros), con un patio central y un pórtico doble en el lado norte, era probablemente un tesoro, como puede concluirse por un cierto número de vasijas de barro con juntas de tipo neo-babilónico, un sello de piedra y un cilindro de pasta de vidrio, así como por una gran cantidad de lingotes de estaño cada uno con un peso de 4 minas persas. QN 3, con una planta casi cuadrada (53,20 x 54,30 metros), posee cuatro salas y un patio central porticado en sus cuatro lados, sin duda destinado a una función religiosa. Alineados en un eje este-oeste en el centro del patio hay tres grandes altares, que se instalaron en un momento posterior.

Los estudios realizados en la década de 1960 mostraron que los habitantes abandonaron la ciudad unos 200 años después de su fundación, pudiendo haberse trasladado a la actual Pakistán. Sin embargo, las razones para el abandono de Dohan-e Ghulāmān siguen siendo un misterio. Los arqueólogos han especulado con la posibilidad de que la ciudad fuera abandonada debido a una decisión política importante, a una fuerte tormenta de arena, o porque el río que abastecía de agua a los habitantes de la ciudad se secara. De acuerdo con Sajjadi, la hipótesis más plausible para explicar la repentina migración es que el río se secó: "Es probable que uno de los afluentes del río Hilmand, que suministraba agua a la ciudad, se secara por alguna razón, y por lo tanto la gente tuvo que abandonar la ciudad, aunque es difícil que esta fuera la razón”. Los estudios que se siguen realizando sobre la ciudad nos darán una importante información sobre el modo de vida y el planeamiento urbano de las antiguas ciudades Aqueménidas.














viernes, 14 de diciembre de 2012

El Gran Rey en movimiento. Banquetes y partetaš

Aquí os dejo un artículo mío "El Gran Rey en movimiento. Banquetes y partetaš", que ha sido publicado en la Revista Espacio, tiempo y forma. Serie II, Historia Antigua, de la UNED. Podéis leerlo pinchando en el siguiente enlace: http://e-spacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned%3AETFSerieII-2011-24-2040&dsID=Documento.pdf

Tengo el blog un poco abandonado por motivos varios. Intentaré volver a la actividad lo antes posible; tengo varias entradas ya preparadas, así que próximamente las iré colgando.

Saludos

martes, 10 de julio de 2012

Arqueólogos iraníes desentierran y reabren el sistema de alcantarillado de Persépolis

Arqueólogos iraníes, encabezados por Ali Asadi, han comenzado a trabajar en la extracción del sistema de alcantarillado de Persépolis, que en la antigüedad desviaba el agua de lluvia que se acumulaba en la plataforma para evitar las inundaciones, según ha informado el servicio persa de la agencia de noticias ISNA este martes. Según la noticia, además de la red de alcantarillado, los arqueólogos han identificado tres sistemas de agua y riego en Persépolis, que hacían circular el agua sobre la plataforma. 

Este sistema de drenaje ha sido localizado en la zona suroriental de la antigua ciudad Aqueménida, y fue descubierto tras hallarse 20 metros de un canal, que además se ramificaba en numerosos canales que se extendían hacia el sur para luego girar hacia el este. El equipo de arqueólogos tuvo que excavar cerca de cinco metros para llegar al canal según informaron. Hay que añadir que también se han descubierto una serie de bajorrelieves de piedra durante las excavaciones.

Los ingenieros Aqueménidas construyeron e implementaron el sistema de alcantarillado dentro de la plataforma antes de la construcción de la ciudadela. Es por ello que esta impresionante construcción ha sido fechada en el reinado de Darío (550-486 a.C.). Este sistema de drenaje, que es uno de los sistemas más complejos del mundo antiguo, desviaba el exceso de agua para hacerla fluir hacia abajo desde el monte Rahamt, lejos de la plataforma.

 Los arqueólogos creen que, tras el descubrimiento y la reapertura de estos antiguos cursos de agua y del sistema de alcantarillado, serán capaces de resolver el problema de las inundaciones que ha venido sufriendo Persépolis en los últimos tiempos, sobre todo en los últimos años. El año pasado los arqueólogos advirtieron a las autoridades iraníes que si no se tomaban inmediatamente las necesarias medidas para resolver el problema que sufría Persépolis, la antigua ciudad Aqueménida dejaría de existir en menos de 10 años.




jueves, 21 de junio de 2012

Línea de ferrocarril causa problemas en Naqš-e Rustam

Las vibraciones causadas por el paso de los trenes tienden a ampliar las grietas existentes en la tumba de Jerjes I y podrían causar el colapso del lugar si se construyese una línea de tren en las proximidades, según informó el arqueólogo Mohammad-Taqi Ataii durante un seminario en la Universidad de Teherán. Titulado "Naqš-e Rustam en peligro", el coloquio de un día se llevó a cabo para estudiar las amenazas que la posible ruta de ferrocarril tendría sobre la tumba de Jerjes I en Naqš-e Rustam. "Los constructores de la tumba conocían la existencia de grietas naturales en la ladera de la montaña y construyeron un canal para desviar el agua de lluvia a una gran piscina en la que desemboca así el agua", explicó Ataii. "Las grietas en la roca se están ampliado y la piscina está llena. Esto está sucediendo como resultado de un proceso natural y hasta el momento la gente no ha hecho ningún esfuerzo para preservar la enorme roca. La situación empeoraría si la vía de ferrocarril entrara en funcionamiento”.

A los comentarios de Ataii se unió la protesta de un hombre no identificado que defendía el proyecto del ferrocarril. El individuo, que no quiso presentarse, ha indicado que de acuerdo con los estudios sismográficos, las vibraciones de los trenes no causan daños en los monumentos de la región de Naqš-e Rustam. Se ha rumoreado que un número de funcionarios del proyecto asistieron a la ceremonia para negar que el hombre tuviera alguna relación con el proyecto del ferrocarril. Por otra parte, el Ministerio de Carreteras y Transportes no ha publicado los resultados de los estudios sismográficos. Los expertos han indicado con anterioridad que si la vía ferroviaria, cuyo terraplén se ha construido a una distancia de unos 350 metros de Naqš-e Rustam, entrara en funcionamiento, las vibraciones del tren con el el paso del tiempo podrían dañar el monumento y causar la destrucción de la Kaaba de Zoroastro en menos de diez años.

La Organización de Patrimonio Cultural, Turismo y Artesanía (CHTHO) y los entusiastas del patrimonio cultural finalmente convencieron al Ministerio de Carreteras y Transporte para que alteraran la ruta del ferrocarril prevista. Sin embargo, el alcance de la modificación no ha satisfecho al CHTHO y a los entusiastas del patrimonio cultural, puesto que la modificación alteraría el paso de la vía ferroviaria a una distancia de 500 metros de Naqš-e Rustam. Naqš-e Rustam es un sitio histórico de gran importancia, donde las tumbas de los reyes Aqueménidas como Darío I y Jerjes I han sido talladas en la sólida roca de la Montaña de Hossein. El sitio también contiene restos que datan de los periodos Elamita y Sasánida.

Vista panorámica de Naqš-e Rustam


Vista de la Ka'ba de Zoroastro en Naqš-e Rustam

Vista de la tumba de Jerjes

Bajorrelieves Sasánidas de Tang-e Chogan invadidos por líquenes y hongos

Tanto los líquenes como la vegetación están creciendo en las cavidades y grietas de los bajorrelieves sasánidas de Tang-e Chogan, una parte de las ruinas de la antigua ciudad de Bišapur, en el suroeste de Irán; poco a poco, estos líquenes, están destruyendo estas antigüedades. Los líquenes y la vegetación son claramente visibles en los seis bajorrelieves que se encuentran a 19 kilómetros al norte de Kāzerūn, según ha informado el servicio persa de la agencia de noticias Mehr. Uno de los relieves representa al rey Sapor I, uno de los monarcas Sasánidas que consolidó y amplió el imperio de su padre, Ardashir I. El monarca es presentado sentado en un trono, observando un triunfo de su ejército. En la fila superior está flanqueada por nobles de la corte y la fila inferior muestra a los soldados romanos cautivos, que representan los trofeos de la victoria. Otro bajorrelieve representa a Bahram, uno de los hijos de Sapor I. Durante el reinado de su padre gobernó la provincia de Atropatene (la actual provincia de Azerbaiyán). Hay una inscripción al lado del bajorrelieve, que originalmente llevaba el nombre de Bahram, aunque su nombre fue borrado más tarde por el rey Sasánida Narses.

El Departamento de Patrimonio Cultural, Turismo y Artesanía de Šīrāz (SCHTH), que es el organismo responsable de proteger los monumentos antiguos y los sitios históricos que se encuentran en la provincia de Fārs, no ha hecho los suficientes esfuerzos para salvar las reliquias de los ataques de los líquenes y la vegetación. La antigua ciudad de Bišapur también está en peligro por otros muchos factores. Las ruinas son pisoteadas todos los días bajo las pezuñas de los animales que son llevados al sitio para pastar. Además, los funcionarios provinciales han anunciado recientemente que tienen previsto ampliar la carretera que pasa al norte de las ruinas. Como resultado de ello, su plan puede convertirse en otra amenaza para el sitio. Como ya he hecho hincapié, los expertos ya han advertido también sobre el crecimiento de distintos tipos de hongos, líquenes y plantas en las estructuras de piedra de Persépolis. Sin embargo, no es sorprendente que sus advertencias no hayan sido tenidas en cuenta por el régimen islámico.



















viernes, 2 de marzo de 2012

Artículos

Podéis consultar mi artículo sobre el documento sellado en la Persia Aqueménida, publicado en la revista Ab Initio, siguiendo el siguiente enlace: http://www.ab-initio.es/pagPdf/numero5/0501-documento.html

También os dejo un enlace con mi artículo sobre la ingeniería Aqueménida publicado en la Revista de Arqueología del siglo XXI: http://www.mediafire.com/?ms5lb8928i9b3s5



También os dejo el enlace con mi última entrevista en el programa Ser Historia sobre el mismo tema de la ingeniería. Empieza alrededor del minuto 24: http://www.ivoox.com/sh129-historia-ciencia-1-1-2012-audios-mp3_rf_974721_1.html